agosto 05, 2008

¿The Final Countdown?

2 Comments:

Anonymous eduardo said...

Yo después de Newton no entiendo nada de la física. ¿Esto realmente para qué sirve?

10:54 p. m.  
Blogger Speyside said...

Bueno, desde que a principios de los treinta Ernest Lawrence inventó el primer acelerador de partículas, el ciclotrón, no han parado de sucederse los descubrimientos en el zoológico cuántico. Aparecieron las primeras antipartículas (que difieren únicamente de su homologa en que su carga es opuesta). En 1968 se descubrió que los protones tienen de “elementales” tanto como los átomos. El protón y el neutrón están formados por tres “quarks”, un nombre que se tomó de un poema de James Joyce, en el que se dice: “Three quarks for Muster Mark!”.Los protones y los neutrones se conocen colectivamente como bariones.
Para poner orden en la creciente diversidad de partículas y antipartículas, se desarrolló a principios de la década de los setenta el Modelo Estándar de la física de partículas. Según este modelo, el mundo está compuesto por doce “fermiones” diferentes: los seis quarks mencionados, seis leptones (el electrón, el muón, el tauón y tres clases de neutrinos), sus doce antipartículas y diversos “bosones de Eich” (los bosones son partículas que producen y portan fuerzas, e incluyen gluones y fotones), cinco conocidos y uno postulado, el bosón de Higgs, y contiene también tres de las cuatro fuerzas físicas conocidas: las fuerzas nucleares fuerte y débil y la fuerza electromagnética. Aportó las reglas que permitieron predecir la existencia y características de nuevas partículas antes de que fueran realmente descubiertas, pero se considera poco dúctil, con demasiados cabos sueltos y partes inconexas.
Para explicar por qué las partículas tienen masa se introduce el bosón de Higgs o también llamado gravitón, que es la última partícula del Modelo Estándar que queda por descubrir. Las máquinas para detectarlos debían producir bastante energía, ya que es directamente proporcional a la masa de la partícula que se quiera obtener, y a finales de los 70 las mejores estimaciones teóricas apuntaban a “cientos de veces la masa del protón” (actualmente se supone que 100 o 200 veces mayor). Una valoración no muy exacta, pero suficiente para que el CERN decidiera gastar 100 millones de dólares en encontrarlo.
Para saber si han encontrado “la partícula de Dios”, apodo que le puso Leon Lederman, tienen dos experimentos compitiendo para detectarla: ATLAS (Aparato Toroidal del LHC) y CMS (Solenoide Compacto para Muones), ambos harán uso del Gran Colisionador de Hadrones. Un anillo de 27 kilómetros en el que básicamente se forzarán colisiones de núcleos atómicos a velocidades cercanas a la de la luz y verán en qué se convierten, o mejor dicho, los restos de las partículas al desintegrarse, ya que son muy inestables.
Ese es el objetivo principal, pero también intentan averiguar cómo el universo se llenó de materia. En teoría la energía primordial debería haberse condensado en cantidades iguales de materia y antimateria, las cuales se habrían aniquilado mutuamente al entrar en contacto y habrían revertido en energía pura. Para explicar esa pequeña diferencia entre materia y antimateria, que explicaría la existencia de nuestro universo, está el experimento llamado ALICE, que pretende recrear las condiciones imperantes tras el big bang.
Puede que no salga a la luz la partícula mas buscada, quizá porque no exista, pero los esfuerzos seguramente valdrán la pena, aunque sea al crear nuevas preguntas. Además, muchos descubrimientos han tenido aplicaciones prácticas en nuestra vida diaria.
El CERN ha comunicado que el Gran Colisionador de Hadrones entrara en funcionamiento el 10 de Septiembre de 2008.

1:45 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home